La geografía de la corrupción en México

Publicado 26-11-2009

Transparencia Internacional acaba de presentar los resultados del Índice de Percepción de Corrupción correspondientes al año 2009. Este es un índice que se obtiene anualmente, para un conjunto amplio de países, y cuyo número también va aumentando anualmente. En 2001 (el primer año del índice en su formulación vigente) la lista contenía un total de 91 países; en 2008 y 2009, esta lista ha pasado a contener 180 países. Para el caso específico de México, los resultados muestran que el país en su conjunto pareciera haber empeorado en sus niveles de corrupción: ha pasado de ocupar el lugar 72 en el año 2008 a ocupar el lugar 89 en en el año 2009.


Por ser una noticia que ha causado una reacción muy importante en varios sectores de la sociedad, dentro y fuera del país, hemos querido presentar en esta ocasión una nota relacionada con este tema. Lo que haremos a continuación será mostrar el patrón geográfico de la victimización por corrupción en el ámbito de las entidades federativas de México.

El mapa muestra el porcentaje de encuestados que respondieron afirmativamente a la pregunta de si él/alguien en su familia había sido víctima de un acto de corrupción en el último año. Es decir, el reporte de acto en cuestión entre los encuestados se dejó en un sentido amplio, pudiéndose tratar de delitos y/o de faltas reglamentarias. Esta información fue compartida por el Gabinete de Comunicación Estratégica (GCE) sobre la base de una encuesta levantada a finales del año 2008. La encuesta contiene muestras representativas estatales.

En este respecto, el mapa nos muestra principalmente la existencia de dos patrones espaciales. El primero es la alta concentración espacial que tiene el fenómeno de la victimización por corrupción. Aquí destacan cuatro entidades federativas localizadas en el centro del país: Estado de México, Distrito Federal, Tlaxcala y Puebla. Estas entidades poseen las más altas proporciones de familias con víctimas de corrupción en el país. Nótese, sin embargo, que la incidencia es invariablemente alta en todas las entidades; el porcentaje promedio nacional de familias victimizadas fue 32.1% en 2008. Sin embargo, también véase que hay entidades federativas donde estas cifras de victimización por corrupción fueron notablemente menores al promedio nacional, como por ejemplo, los estados de Colima, Aguascalientes, Zacatecas, Tamaulipas y Yucatán; el estado con la menor proporción de familias victimizadas por corrupción en el país fue precisamente Colima con 21.8%.